INFORMACION DE UTILIDAD PARA USTED,
PACIENTE EN HEMODIALISIS CRONICA

La presente publicación es propiedad intelectual de la empresa
Nefrología Argentina y está destinada a los pacientes dializados
crónicos con el deseo de que al conocer más sobre la enfermedad
que padecen puedan participar en forma activa en el tratamiento
de la misma.

HEMODIALISIS:
Es un procedimiento que permite extraer de la sangre del enfermo
sustancias tóxicas retenidas por la ausencia de la propia función
renal. En lo habitual, requiere tres tratamientos semanales de
3 a 5 horas cada uno. Algunos enfermos, en general pocos, por
orinar en forma significativa, pueden mantenerse por algún tiempo
con solo dos aplicaciones semanales. Otros, en cambio, en
situaciones especiales requerirán más de tres aplicaciones
semanales.
La diálisis se efectúa obteniendo sangre del paciente para luego de
ser purificada, reintegrársela nuevamente. Para que ello sea
factible el paciente debe disponer de un Acceso Vascular, es decir
de un catéter o de una fístula arteriovenosa. La última es una vena
engrosada, como si fuera una várice, creada con una intervención
quirúrgica que habitualmente se realiza con anestesia local. Otras
veces el acceso de diálisis esta efectuado empleando una vena
artificial, llamada Prótesis. Por el acceso vascular se obtiene
sangre para ser purificada y luego de ello se la reintegra por igual
vía. Es recomendable mantener bien higienizada la zona de la
fístula. En caso de poseer un catéter se evitará la entrada de agua
al orificio de salida del mismo.
La punción de la fístula será hecha por personal idóneo, provisto
de guantes y preferiblemente munido de gorro y barbijo.
Ello para que no caigan microbios del pelo y para que no se respire
directamente sobre el área de punción de la fístula.
Todavía mayores medidas de antisepsia son empleadas al iniciar
o finalizar una diálisis a través de catéter. No debe rascarse la piel
de la fístula, y cualquier inflamación o punto de pus deben ser
informados al personal.
Del mismo modo que el personal, también el paciente debe tener
limpias y cortas sus uñas para evitar heridas o infecciones en la
fístula o en otra parte del cuerpo, dado que es sabido que la
enfermedad urémica predispone a las infecciones.

INFECCION
Es la principal causa de complicaciones en la uremia. Además de lo
mencionado en infecciones en las fístulas, deberán emplearse
medidas de higiene corporal, lavados prolijos de dientes, lavados
de manos al salir del baño. Es aconsejable el baño diario, evitar la
promiscuidad, evitar el acercamiento y beso con personas
enfermas o desconocidas. De ser consumidor es preferible
disponer de mate individual, Se debería superar el hábito de fumar
y el consumo de bebidas frías para reducir la posibilidad de
adquirir infecciones respiratorias. En los predispuestos su nefrólogo
podrá brindarle alguna protección con vacunas antigripales o
anticatarrales. Ante la existencia de hongos o verrugas también es
recomendable informárselo al médico de su centro de diálisis en
especial si existe la perspectiva de un trasplante renal.
Las salas de diálisis, las transfusiones, la debilidad inmune,
el contagio directo predisponen a la HEPATITIS y a otras virosis
como la infección con CITOMEGALOVIRUS. Como fue de público
conocimiento ha habido en nuestro medio casos aislados de sida
entre enfermos dializados y en el rubro de la hepatitis se conocen
dos variedades: La variedad B y la C. Estas afecciones se pueden
padecer con o sin síntomas. En una minoría de casos la Hepatitis
puede cronificarse y en ciertos enfermos llegar a producir cirrosis.
Las medidas mencionadas en infección, son de sumo valor para
prevenir estas virosis. En el tipo B deberá efectuarse un programa
de vacunación en la intención de obtener protección.
Es recomendable llevar a la sala de diálisis su propio vaso cuando
no se dispone de elementos descartables y los alimentos que se
ingieran durante la diálisis, no deberían requerir empleo de
cubiertos para consumirlos. para evitar infecciones cruzadas.
La desinfección de derrames (sangre, vómitos, diarrea, etc.) es
bien lograda con lavandina. Si se está cursando una hepatitis u
otras de estas virosis debería abstenerse de tener actividad sexual.
La vacunación no siempre es efectiva para prevenir la Hepatitis B.

METABOLISMO DE LOS HUESOS
Metabolismo del Calcio y del Fósforo.
El enfermo de uremia, aún antes de llegar a la etapa de diálisis
retiene un mineral que se llama Fósforo, Asimismo evidencia una
mala absorción de Calcio a nivel intestinal y también tiene una
reducida o nula fabricación de una vitamina que se llama
dihidroxicolecalciferol. Estas tres alteraciones pueden ocasionar
descalcificación ósea y fracturas, dolores óseos, y agrandamiento
de las glándulas paratiroideas (ubicadas en el cuello, atrás de la
nuez de Adán). Su médico le puede recetar calcio, queladores de
fósforo, calcitriol, junto con una restricción alimenticia de los
alimentos más ricos en ese mineral. Cada día se emplean menos
los productos con aluminio pues dosis acumulativas de este
elemento pueden agravar el deterioro óseo y también acumularse
en el cerebro. Se recuerda que también el exceso de calcio puede
ocasionar patología como ser calcificaciones extraóseas.

PRURITO (PICAZON)
Es un frecuente problema del dializado. Puede ser causado por el
exceso de fósforo, o por problemas de hígado y en algunas
situaciones por alergias diversas (entre ellas, las alergias a los
plásticos).El médico empleará medidas para bajar el fósforo,
antihistamínicos, lociones, luz ultravioleta, etc.

ANEMIA (falta de glóbulos rojos)
La anemia a veces es de un tipo que se caracteriza por tener
agrandados los glóbulos rojos. En estos casos se logran mejorías
con Ácido Fólico o con Vitamina B12.Algunas veces en cambio, la
anemia es debida a deficiencia de Hierro por pérdidas crónicas de
sangre (materia fecal, nariz u otras vías). Esta es una anemia de
glóbulos rojos chicos. Hay también anemias por exceso de hierro
que se acompañan de marcada pérdida de la fuerza muscular se
puede ver en pacientes multitransfundidos Sin embargo, la mayor
parte de los dializados presenta una variedad de anemia causada
por la reducida producción en el organismo de una hormona
denominada Eritropoyetina. La misma mejora con la administración de anabólicos y de eritropoyetina debiéndose, si existen, corregir
el déficit de hierro. Casos rebeldes o agudos pueden requerir
transfusiones. Efectuar transfusiones frente a escasos síntomas de
anemia implica el riesgo de sensibilizar al paciente favoreciendo
el riesgo de rechazo cuando se efectúe un transplante y también
el riesgo de contagio de enfermedades virales. En muchos casos
se puede esperar hasta que el hematocrito descienda a 15% para
recién transfundir. El esperar sin apresurarse permite que poco
a poco el organismo del paciente comience a fabricar sangre
y llega el día que el paciente no necesita mas transfusiones.
Cuando reciba sangre pida a sus familiares y amigos que la
repongan.

HIPERTENSION ARTERIAL
Entre los enfermos de diálisis hay normotensos e hipertensos.
Algunos hipertensos lo son por retención de líquidos (marcado
aumento de peso entre una diálisis y otra) A este tipo de presión
se la llama "hipertensión volumen dependiente". Existen otros en
los que, al contrario, la presión sube hacia el final de la diálisis,
al ir perdiendo el exceso de agua. Estos enfermos son los llamados
Renino Dependientes. La Hipertensión debe ser bien controlada.
El futuro del dializado en parte depende de la existencia de una
adecuada tensión arterial. Comer sal y la excesiva ingestión de
líquidos son factores que agravan la tendencia a la hipertensión
y que empobrecen el pronóstico. La medicación indicada por el
medico no debe suspenderse por cuenta propia o por haberse
acabado el medicamento.

ACIDO URICO
Los pacientes que muestran elevación del ácido úrico por encima
de ciertos niveles pueden requerir Allopurinol, en especial si
presentan dolores articulares causados por cristales de este ácido,
es decir si existe la llamada gota secundaria.

ARTERIOESCLEROSIS, GRASA, TRIGLICERIDOS.
El enfermo de diálisis presenta frecuentemente padece
arterioesclerosis acelerada con predisposición a infarto, angor,
accidentes cerebrales vasculares, trombosis vasculares de las
extremidades y también es común hallar elevación de unas grasas
de la sangre llamadas Triglicéridos. Drogas como el Ácido
Nicotínico, Clofibrate, Tiroides, Lovastatin, etc. que "queman"
grasas muchas veces están contraindicadas en el dializado.
Es recomendable caminar y hacer ejercicios suaves todos los días.
Reducir las comidas grasas, usar poco aceite, reducir los azucares
refinados, hacer ejercicios y evitar el sedentarismo son
recomendables.

FUNCION REPRODUCTIVA
El urémico comúnmente padece insuficiencia ovárica y testicular.
Ello no es absoluto y tampoco sucede en todos los enfermos.
Las metrorragias (menstruaciones intensas e irregulares) agravan
la anemia y es indispensable la consulta a Ginecología. Algunos
casos de impotencia sexual pueden mejorar con hormonas
(Parlodel) o con sales de Zinc. El embarazo en dializadas es muy
raro, aunque existen casos publicados en la literatura médica.

POLINEURITIS
Casi todos los pacientes tienen cierto grado de polineuropatía con
pies inquietos o quemazón en las plantas. Otros padecen dolores
y los casos graves presentan hasta imposibilidad en la
deambulación. Ello es más marcado en los diabéticos dado que
esta patología de por si puede estar causada por la diabetes sin
que exista uremia. Periódicamente debe cuantificarse el cuadro,
controlándose la velocidad de conducción nerviosa motora.

CORAZON
La hipertensión, la excesiva retención de líquidos (exceso de
ingesta de agua), la sal, el potasio alto, la anemia la
arteriosclerosis, la elevación de las grasas sanguíneas, la diabetes,
etc. predisponen al dializado a enfermedades del corazón
(arritmias, insuficiencia cardiaca, alteraciones coronari1as, pulmón
húmedo, edema pulmonar, infarto).

PROTEINAS DE LAS COMIDAS
En cada diálisis se pierden unos constituyentes de las proteínas
que se llaman Aminoácidos y también se pierde azúcar. Ambas
pérdidas producen debilidad post diálisis. No se deben restringir las
proteínas (carnes, ave, pescado, huevo) en la intención de que la
urea suba (ascienda) menos y así tal vez lo dialicen menos. Ello no
sucederá pues el médico lo primero que sospecha es que la urea
está baja por falta de alimentación rica en proteínas. El comer
pocas proteínas ocasiona un estado de desnutrición que llega a ser
grave si se mantiene. Tampoco se debe hacer un régimen
alimenticio demasiado "carnívoro" pues puede producir acidosis
y retención de fósforo y ello además de obligar a incrementar la
diálisis ocasiona prurito y descalcificación.

PSICOLOGIA
El paciente dializado y su medio familiar en general padecen
problemas psicológicos. En oportunidades el paciente o grupo
familiar creyendo conocer sobre el tema opina y litiga, no acepta
o no efectúa tratamientos y a veces realiza dietas por su cuenta
afectando así y en su perjuicio, la relación médico-paciente-enfermera. Ansiedad, depresión, excitación, son cuadros
psicológicos frecuentes. Lamentablemente muchos dializados
recelan o rechazan el concurrir a un psicólogo perdiendo la
oportunidad de mejorar las cosas. La dificultad de verse
dependiente de una máquina, el miedo a la muerte o a
complicaciones, el miedo a fallas en la máquina, el retardo de un
trasplante, las obligaciones dietéticas y de medicación, los
problemas de dificultad laboral, la muerte de compañeros, etc.
explican claramente que existan alteraciones psicológica. La fé en
sus médicos y enfermeras, su creencia religiosa y el apoyo familiar
son el único camino para superar estos problemas. Querer efectuar
autrotramientos, dar indicaciones o querer manejar la máquina de
diálisis, buscar litigios, no respetar los horarios, la hostilidad
o ideas fijas hacia el personal afectarán al profesional celoso de su
enfermo pero afectará aún más al enfermo quien con todo ello no
contribuye al buen andar de su tratamiento. Es conveniente reducir
a un mínimo los psicofármacos y nunca tomarlos sin conocimiento
de su médico de cabecera.

MORBILIDAD Y MORTALIDAD
El paciente dializado con relativa frecuencia sufre complicaciones
que en la mayoría de los casos se solucionan favorablemente.
La muerte de algún paciente afecta a los demás y a todo el
personal. La mayor parte de los fallecimientos suceden por
afecciones ajenas a la uremia y al tratamiento y la tasa de
mortalidad no es demasiado superior a la de las personas sin
uremia y de la misma edad. A diario fallecen en un hospital
enfermos cardíacos, pulmonares, neoplásicos. Los otros pacientes
internados o los ambulatorios no lo perciben pues son transitorios.
En la sala de diálisis los pacientes son siempre los mismos,
entonces las ausencias son por todos percibidas. Hay enfermos
que ya llevan 25 años de diálisis y en nuestro país algunos ya han
superado los 20 años de tratamiento. Las diálisis con riñón artificial,
las diálisis peritoneales y los trasplantes son los elementos que
dispone el nefrólogo y que permiten una perspectiva de muchos
años de vida sin contar otros muchos años que han de brindar los
nuevos conocimientos e inventos que día a día se producen en este
campo de loa medicina. Mientras tanto no renegar del tratamiento
que le permite seguir viviendo y que le brinda una rehabilitación
cada vez más satisfactoria. Hecho este que no disponen por ahora
muchas otras patologías (pensar en los ciegos, los paralíticos, los
neoplásicos avanzados, el Sida, y así muchos otros ejemplos).

AGUA Y LIQUIDOS
El paciente de diálisis por día puede tomar MEDIO LITRO DE
LIQUIDO, mas una cantidad equivalente al volúmen que orina por
día. Se aconseja por ello medir la diuresis 2 veces por mes. Por
ejemplo si se orinan por día 300 centímetros cúbicos el total de
líquido permitido es de 800 centímetros cúbicos diarios (500+300).
Se debe considerar líquido a todo lo que es líquido. Es decir agua,
jugo de fruta, te, soda, mate, café, etc...También son líquidos las
salsas, helados, sopas, caldo, frutas, gelatinas, etc. Una fruta
jugosa significa alrededor de 80 centímetros cúbicos.

SAL
Si tiene indicación de no comer sal, ello debe ser cumplido.
El peligro de la desobediencia es el edema pulmonar, la sed intensa
y la hipertensión. No debe tomar otras sales sustitutos del sodio.

POTASIO
El exceso de potasio es peligroso. Puede ocasionar arritmias
cardíacas, falla ventricular y aún paro cardiaco... El aumento del
potasio sanguíneo se manifiesta con pérdida de fuerza en piernas
y brazos y aún parálisis, hormigueos y sensación de
amortiguamiento. Hay alimentos que tienen más altas
concentraciones que otros.
Legumbres: Arvejas secas, harinas de legumbres, garbanzos,
porotos, lentejas y soja.
Cereales y harinas integrales; Frutas secas nueces, maníes,
almendras, avellanas, etc.) y Frutas desecadas (orejones, pasas,
ciruelas, etc.).
Chocolates y golosinas a base de cacao o chocolate.
Leche chocolatada y condensada.
Sopas caseras o envasadas.
Sales dietéticas y jugos de frutas concentrados.
Fiambres surtidos. Vísceras en general (achuras) y carnes
en general.
Banana, higo y uva.
Vegetales: Alcaucil, espinaca, arveja fresca, zanahoria cruda,
batata, brócoli, conserva de tomate, papa, cítricos (mandarina,
naranja y pomelo).
Tomate, coles, repollo, damasco, ciruelas frescas y puerro.

CONSEJOS RESUMIDOS
Listado
Higiene corporal, Baño Diario.
Lavado de la fístula.
Vigilancia cotidiana de la fístula buscando puntos de infección.
Evitar besos y acercamiento en especial a otros enfermos.
No tocar o rascarse la fístula.
Uñas cortas y limpias.
Cuidado de la piel. Evitar rascarse.
No fumar ni beber líquidos excesivamente fríos.
Puede ser de utilidad vacunarse contra resfríos y gripe.
Tratar las verrugas y hongos cutáneos.
Concurrir a diálisis con la taza personal.
Emplear toalla personal.
Al cursar una hepatitis pedir consejos para protección de su familia.
Cumplir las indicaciones médicas.
No comer o comer muy pocos alimentos ricos en potasio.
Restricción de líquidos por boca.
No requerir trasfusiones en exceso.
Reponer la sangre consumida.
Vigilar la presión arterial.
Examen periódico del corazón.
Evitar grasas en los alimentos.
Evitar el sedentarismo, caminar, hacer gimnasia suave.
Evitar regímenes vegetarianos pobres en proteínas y también
evitar el exceso de alimentos proteicos.
Aceptar la ayuda psicológica cuando sea necesario.
Mantener buena relación con el personal y evitar litigios.
No tomar psicofármacos ni alcohol.
No olvidar los peligros del potasio y del exceso de líquidos.
Cuídese, USTED ES IMPORTANTE